blog de jesús pablo

divulgación y cultura

Categoría: meditacion (Página 1 de 2)

La Tormenta y el Verderón

La Tormenta de Primavera y el Verderón

Esta noche de madrugada de dieciocho de mayo de dos mil diecisiete, me he despertado por un trueno que sonó a las cuatro de la mañana.

A este trueno le siguieron otros junto con relámpagos señalando que la tormenta se acercaba. Cada vez se escuchaba más fuerte el eco en el silencio de la noche. Era tenebroso escuchar aquello en medio del descanso en el sueño que se convirtió en bochorno por el calor y la desazón.

la tormenta

Un zarpazo de lluvia acompañado de granizo hizo ensordecedora esa madrugada.

Lo peor que tienen estas tormentas de primavera ocurridas en la madrugada es que están cargada de electricidad del día anterior y que al no encontrar fuerza suficiente, ahora lo hacen igual que el que vomita por un empacho en la cena al día siguiente. Y esta tormenta se produce igual de incómoda, fría, con escalofríos, de manera abrupta, sin ser una tormenta limpia, con truenos bruscos y violentos, que descargan electricidad y hielo de la peor manera posible.

Sin embargo después, todo se refresca y la mañana tiene ese color del nuevo día, que comienza con optimismo y energía.

Toda una suerte de nubes de distinto color eran llevadas por el viento que se movía en remolinos, recorriendo el cauce del río Jarama influido por el río Tajo a la altura de Aranjuéz. Y aunque parecía que se trataba de la misma tormenta que regresaba de nuevo una y otra vez cada hora, en realidad se trataba de un conjunto tormentoso llegado del oeste.

Daba mucho miedo ver los relámpagos y el eco de aquellos truenos que sonaban con rotundidad.

Por una parte temía que la acumulación del agua en la terraza pudiese crear algún problema, y el granizo también me preocupaba por los daños que podrían producir a las hojas de plantas que tengo, algunas muy pequeña.

Pero lo que más me estaba descomponiendo por dentro y lo que en realidad no me dejaba dormir, era mi preocupación por un nido que llevaba ya dos semanas con los huevos puestos sobre uno de los arbolitos pequeños que tengo. Rezaba con desazón para que los truenos se alejasen ya de allí a San Bárbara bendita.

Me imaginaba a la pobre pajarita, una hembra de “Verderón”, en la oscuridad de la noche, cubriendo con sus plumitas verdosas aquellos huevos para protegerlos a toda costa, y nunca mejor dicho, “aguantando el chaparrón”.

Macho de verderón vigilando desde un árbol cercano.

El granizo no me preocupaba tanto porque el arbolito le daba protección, y la lluvia tampoco era crítica aunque a la futura madre toda aquella humedad, el viento fuerte y ese fresco no le favorecerían en absoluto.

Me la imaginaba con la cabeza metida bajo las plumas, y todo el cuerpo plumoso inflado para ocupar el mayor espacio y evitar que los huevos se mojasen y se enfriasen.

Cuando estas pequeñas criaturas están incubando su temperatura aumenta muchísimo para que en tres semanas se produzca el nacimiento de sus pequeños. Tan sólo salen del nido, unos instantes, una vez al día para beber agua sobre todo. Durante este período y la semana siguiente de cría, su prioridad es sacar adelante su hijos.

El papá pájaro frecuenta el nido durante todo este período pero hace noche en un árbol cercano todos los días. Al igual que Él, otras aves duermen en distintas ramas de árboles que se agitan violentamente por el vendaval.

Pero en este tipo de tormentas, lo realmente peligroso eran esos “truenos” constantes, con ese eco fuerte. Esa vibración y ruido daban con frecuencia al traste con todo tipo de incubación. Es como si aquello agriase por dentro los huevos. Lo mismo ocurre con comidas recién preparadas, que al dejar reposar, si en ese momento hay tormenta, se echan a perder.

Ya sea por el ruido, la electricidad, el agua, o bien por todo el conjunto, cuando vienen tormentas como estas, hacen estragos en huevos fecundados, en nidos con cría, y en adultos.

Se puede decir que estas tormentas, salvo el agua, no traen nada bueno  salvo tal vez la regeneración y adaptación de las especies en el natural proceso de selección natural.

En este sentido en menos de estas dos semanas, este verderón que incubaba los huevos en el nido, ya era el tercer aguacero que soportaba. Será un milagro que salgan estos polluelos sanos y salvos después de este ajetreo.

El año pasado en el mes de junio hubo también tormentas, y en otro nido, en este caso de “Pardillo Común”, un pajarito precioso con sus plumas marrones y blancas y su pecho rojo, los polluelos se asustaron, y de una manera u otra, todos cayeron del nido y murieron. La pajarita en aquella ocasión tuvo una segunda puesta, esta vez con más fortuna por la mejora del tiempo.

Al igual que esta pajarita, hay muchísimas más en zonas de jardín y también en el parque natural cercano. Hay que considerar que estamos en plena primavera.

tormenta

Las tormentas a fin de cuentas afectan a todas las criaturas de la región, sean aves, mamíferos o insectos. Tal vez las que se integran en las poblaciones con casas y edificios gocen de una mayor protección frente a las que viven en el campo. De todos modos, no lo tienen fácil estas criaturas que viven a la intemperie tanto en un caso como en el otro.

Habrá que esperar una semana más para ver si se afectó alguno de los huevos y consiguen salir polluelos.

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

vivir lo que te apasiona

A primeros del mes de Abril de 2016 hubo un evento organizado desde el Campus Madrid Google en donde se impartió un taller sobre modos de financiación de proyectos mediante Crowdfunding.

El Crowdfunding es un término en inglés para definir “una manera de reunir fondos económicos de modo colaborativo”, es decir, captar financiación de terceras personas a cambio de un servicio o producto que se creará en el futuro.

En esta edición sobre el tema se incidió en la preparación del vídeo como herramienta de comunicación de nuestro proyecto dirigido a futuros consumidores y clientes.

Miguel Moya fue el organizador del evento el cuál trata de estandarizar, normalizar y gestionar en el futuro, los modos de crowdfunding en España, mediante una gestora.

Es una persona que sabe mucho sobre el tema y lleva trabajando junto a su equipo bastante tiempo en este reciente sector.

Es sorprendente como alguien puede tener una buena idea de negocio y realizando la difusión adecuada es capaz de materializarla.

Tiene mucho que ver con la psicología y la comunicación de las personas que lideran el proyecto. Se trata de saber venderlo muy bien de un modo realista y objetivo.

Existen proyectos para elaborar un disco musical, una nueva línea de mermeladas, un proyecto colaborativo de ayuda a personas necesitadas, proyectos para crear un cortometraje o una película documental, o bien el desarrollo de un campo vinícola o tal vez la creación de una pequeña planta solar.

A cambio de la colaboración económica, una vez puesto en marcha el proyecto, el cliente recibe un disco musical, la película que estaban rodando, unas botellas de vino, o participaciones en la empresa.

El taller que se impartió en esta ocasión fue por parte de una persona apodada por el mismo en las redes sociales como “doctor resaca”.

Esta persona, un chico de mediana edad, destacaba por su modo de vestir poco convencional, y en cuanto comienza a hablar uno se da cuenta de que es diferente en muchos aspectos a lo que estamos acostumbrados. Viste con unas zapatillas deportivas una de cada color, ropa muy colorida, sobre todo usa mucho los rojos, y el modo de moverse y hablar a toda prisa, refleja la velocidad a la que se mueven sus ideas y su vida en general.

Es increíble lo que cuenta porque es una persona auténtica, a la vez que cercana y de lo más normal, siendo al mismo tiempo alguien no convencional.

Lo que está claro es que sabe de lo que habla porque lo ha vivido y además lo practica a diario.

Contó en medio de la charla, que sobre todo fue de Comunicación, cómo Él no siempre había sido así, y en un momento dado, había despertado. En la actualidad, presumía de hacer lo que le apasionaba.

Casi de modo constante, hacía guiños en este sentido para lo cuál usó dos frases bastante demoledoras:

“si no haces lo que te gusta, si no haces lo que realmente te apasiona,…,¿qué sentido tiene vivir?.”

“yo soy muy feliz y me va de puta madre,…porque he logrado ser feliz con lo que tengo”.

“estuve casi cuarenta años viviendo los sueños de otros, haciendo cosas que no significaban nada para mí, …se puede decir que desaproveché muchísimo el tiempo,…¿hasta cuándo viviré más o menos, …hasta los ochenta años, tal vez…?, pues algo te aseguro, y es qué esos otros cuarenta años que me quedan…¡los voy a exprimir al máximo!!…y lo pienso lograr haciendo lo que realmente me apasiona!!…¿y vosotros?”

La verdad es que sonaban esas palabras con tanta rotundidad que animaba a coger del brazo de esa persona para ver si algo de aquello se le pegaba a uno mismo o si podría inspirar un modo de vida personal totalmente diferente.

Montó un buen show con una actuación de guitarra que Él mismo tocaba y una cantante compañera suya, que cantó un par de canciones de música española muy inspirador por su mensaje positivo y esperanzador.

Durante todo el evento, su compañero Miguel, el organizador, acompañó muchas de sus frases y puntos de vista con otros propios evidenciando el gran equipo que estas personas forman.

La energía fluye y se convierte su vida, proyectos y negocios en un modo de improvisación natural que consiste en dejarse llevar y trabajar duro, divertiéndose y pasándolo bien.

Estuvo contando algunos de sus inventos que todo el mundo le decían que eran imposibles…una lista enorme de cosas que a casi nadie le convencía o le veían un futuro incierto. Sin embargo, su resiliencia a todo ello le llevó a vencer y lograr sus objetivos.

Su máxima era: “nada es imposible”.

Es difícil olvidar una persona así aunque la conozcas en un breve período de tiempo porque te impacta mucho.

A parte de obligarte por principios a mejorarte a ti mismo y replantearte todo tu proyecto de vida de nuevo, a la vez, te ves en la obligación de devolver una gran parte de todo eso de algún modo, bien difundiéndolo, ayudando a otros, emprendiendo, o tratando de crear Tú eventos, quién sabe.

Se puede decir en todos los sentidos que te convierte en un “evangelizador” de ideas parecidas a las suyas, pero de tu propia cosecha.

Es una diferencia de elección, de saber distinguir lo que realmente parece que tenemos que hacer por el medio que se nos dicta, y lo que realmente podemos hacer en realidad, de lo que queremos hacer en verdad.

Espero que estas palabras inspiren a aquellos que las lean, aprendan, se muevan y lleven sus inquietudes muy lejos en inspiren a su vez a otr@s.

https://www.campus.co/madrid/es

www.doctorresaca.com

https://www.linkedin.com/in/crowdfundingdesign/es

 

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

 

El Cielo se Quema

Esta mañana madrugué un poco aunque libraba, porque empezó a sonar el teléfono con mensajes constantes. Al parecer, algo se estaba quemando.

Subí las persianas, y mezcladas con las nubes de estos últimos días de lluvia, había una columna de humo gruesa, pesada, y torcida, que por su peso, se elevaba un poco, pero después caía al suelo, a varios kilómetros.

Detrás de los bloques de edificios, a varios kilómetros, esta columna, se veía moverse como si algo enorme se quemara, igual que un coloso enorme levantándose.

En el teléfono móvil por whatsapp, redes sociales, y medios de comunicación, informaban a la población sobre un enorme incendio ocurrido esta madrugada junto a la localidad de Seseña, a cuatro kilómetros de Ciempozuelos, donde yo vivo, y próximo a otras localidades cercanas donde viven muchos de mis familiares.

El panorama era realmente feo. Esa nube negra enorme empujaba hacia arriba a las nubes en el cielo, mezclándose con ellas, y contaminando ese mismo aire que respiramos y el agua que bebemos. Y al comienzo se elevaba esa nube por la temperatura del fuego, pero cuando se enfriaba, caía de nuevo al suelo, a varios kilómetros, hacia las Vegas, donde hay numerosas huertas con los alimentos que después comeremos.

Desde diversos medios Comunitarios y Locales se insistía en que no había peligro y que las personas que son expertas en esto, hacían lo necesario para contener el problema. No obstante, recomendaban no salir de casa y cerrar puertas y ventanas.

No pude quedarme en casa y salí para verlo más de cerca. Me aproximé a las estribaciones del pueblo para ver aquel desastre en toda su magnitud.

En el borde, se divisaba el pueblo de Seseña, el nuevo, el de los bloques de edificios construidos en años recientes. Y junto a las casas, una acumulación enorme de neumáticos, todos ardiendo. Se veían las llamas de vez en cuando porque el humo denso y negro, a veces las tapaba y no dejaba verlas.

Desde donde yo estaba, ajenos a este problema, golondrinas y vencejos, sobrevolaban el campo de flores cercano, un campo repleto de flores con bonitos colores, un olor agradable, y aún húmedas y frescas por las aguas recientemente caídas en esta primavera lluviosa.

El contraste era tan grande, que me surgieron muchas dudas acerca de si realmente estamos haciendo lo suficiente para proteger el Medioambiente.

¿Por qué se autoriza esa enorme acumulación de goma?.

Resulta curioso que el incendio se produjera justo cuando, según informaron medios de comunicación locales y vecinos de la localidad, se estaba debatiendo sobre el traslado y desmantelamiento de ese cementerio, por estar, entre otras cosas muy cerca de poblaciones, pero que sin embargo resultaria enormemente costoso.

También es muy curiosos que el incendio se iniciase sobre las tres de la mañana, que es la hora que figura en la mayoría de los siniestros por incendio, según las agencias aseguradoras, en distintas tipos de comercio, locales, y polígonos, y detrás de los cuáles casi siempre se descubrió alguna clase de provocación, encubrimiento y delito, siempre claro, según explican estas agencias, y ateniéndose al mero hecho estadístico de la hora a las que se producen, y que en este caso, para nada tenga alguna relación y menos aún esté probado, pero que con las fuertes lluvias caídas y todo empapado y encharcado desde hace varias semanas, resulta difícil pensar en otra hipótesis que no sea la del incendio provocado, lo cuál, deberán discernir e investigar los Cuerpos de Seguridad competentes.

Se dice que apenas se puede reciclar esta clase de materiales y su acumulación, más que costosa es sobre todo incómoda porque no deja de aumentar. Entonces, ¿Por qué se permite su producción?

Si no es bueno para el medioambiente, está claro que no lo será para nosotros, porque el medioambiente, es nuestra casa, ¡es dónde vivimos!

Me pude hacer una buena idea de lo que sobrevendrá en lo concerniente al Cambio Climático inminente y ya bastante patente a nivel mundial.

Al igual que se nos comunicaba desde los Cuerpos de Seguridad Estatales y Grupos Locales de Protección, a la población que aquí vivimos, que no había peligro pero que se recomendaba cerrarlo todo, y que “se confiaba en que el sentido del viento no cambiase”, sentí que, si en el futuro nos enfrentamos a otra clase de desastres más globales, ¡la respuesta será la misma!

Me quedé pasmado con estas declaraciones. O sea que, ¡se confiaba más en la suerte y en que el viento no cambiase que en los medios propios! ¿No sería mejor atajar el problema de raíz, primero no teniendo esos cementerios monstruosos de neumáticos, y segundo, no producirlos, o mejor, producirlo de manera que sea reciclable?

¿Qué hubiese pasado si esa columna de humo hubiese caído sobre Ciempozuelos? ¿A qué otros peligros estamos expuestos en la actualidad por contaminantes?.

¿Qué podemos hacer?. ¿No sería mejor evitar de manera firme y paulatinamente, toda clase de contaminantes?. Sin embargo, amparados en la crisis mundial, los gobiernos hacen bastante poco sino lo contrario. Todos los caminos, políticas y propuestas se encaminan hacia la explotación total de los recursos usando las antiguas técnicas de hace cien años, que es “quemando algo” para producir energía, políticas que no cesan en hacerse más fuertes igual que un coloso que se ha levantado y permanece de pies, ya totalmente erguido y a la vista de todos.

No hay ninguna propuesta suficiente para tener energía limpia, la cuál, en el mejor de los casos, llega, siendo generosos, al 15%. Todo lo demás, es contaminante de algún modo.

Así, mucho me temo que cuando empiece el desastre, a la población de a pie, nos darán la misma respuesta: ¡confiar en la suerte!

Personalmente creo que se puede cambiar desde ya y de manera activa y operativa toda esta clase de políticas.

El único precio que debemos pagar de momento es el de, primero, estar informados de cuáles son los problemas reales que tenemos, y segundo, contener nuestros hábitos de consumo.

Y esto se consigue de una manera muy clara que es estando en contacto y comunicación con la gente y produciendo cada uno la energía que consumimos.

Lo contrario lleva a un camino de individualismo en donde nadie habla con nadie sin importarle nada, y permanece en una urna, aislado y apático, ajeno a lo que lo rodea, viviendo una realidad soñada e imaginaria, virtual y falsa. Un camino que se escoge por ceguera y aberración. Un camino que lleva a la explotación salvaje, violenta y sin mesura, igual que una plaga de langostas y marabunda, las cuales lo arrasan todo, y que no lleva a ningún fin más que a la muerte y aniquilación de la propia especie, usando unos recursos que consideramos nuestros, cuando en realidad estamos de paso, y se trata de ser garantes de su uso y protección para las generaciones futuras.

¿Qué estamos haciendo mal? ¿Qué esperanza de vida y futuro tenemos como humanos?. Cada vez son más los incendios enormes y colosales que se suceden en los dos hemisferios, y ya da igual si es en verano o en invierno, porque se producen de igual manera, debido a que ya se ha modificado el clima tanto, que tenemos inviernos con verano y primaveras con invierno.

Noticias nos sacuden año tras año sobre la deforestación por tala y por incendios y ya parece que nos hemos insensibilizado. Cada bosque que tarda mas de un siglo en crecer, es arrasado en menos de un mes. ¿Cuántos árboles crees que van a quedar en veinte años?.

Es muy doloroso ver como enormes Bosques canadienses y norte de Europa y Asia de miles de kilómetros, y las enormes extensiones australianas, están expuestos a incendios cada vez más frecuentes los cuáles tardan varios meses en ser sofocados.

¿Podremos controlar todos estos problemas a un nivel global?.

¿Qué crees que podrías hacer Tú?

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

El Festín de Babette

“El festín de Babette” es una película de una sencillez y a la vez complejidad asombrosa.

Esta película ambientada en el año 1871 en una aldea de pescadores situada en la costa danesa, comienza con la presentación de dos hermanas, Martina y Filipa, que viven con su padre, un reverendo que predica una doctrina religiosa de tradición puritana bajo la cuál congrega a un pequeño grupo de fieles.

Alrededor de esta unidad familiar se crean relaciones de distinta duración y naturaleza por parte de diferentes personas, de manera que, desde la visión y ejemplo diarios del padre y sus hijas, todo el mundo que entra en contacto con su modo de vivir, sufre sin remedio, alguna clase de transformación, la cuál, lleva a estas personas a juzgar su propia vida, sus actos y hechos, así como aquello que no hicieron, y a continuación la manera de afrontar su futuro, colocando todo ese conjunto en perspectiva.

Este proceso, en todos los casos, no está exento de una cierta nostalgia del pasado, el cuál, hubiesen preferido, tal vez, que fuese más pleno, pero que ya queda tan lejos que no está a su alcance. En algunos casos, estas personas tienen más pasado que futuro, pero en la mayoría, tienen aún la mitad de su vida por delante.

Pasan por aquella pequeña aldea del norte de Jutlandia personas, sencillas unas, y otras más relevantes, desde un punto de vista social pero que tienen en común, todas ellas, la aceptación de su propia limitación como seres humanos en una vida que reconocen muy efímera.

Pescadores, mensajeros, un tendero, ayudantes, mujeres sencillas que cuidan de sus casas en la aldea, un oficial del ejército que más adelante será general, un tenor parisino de mucho prestigio, personas de elevada posición social y económica, marineros, hombres del pueblo unos más jóvenes y otros más ancianos, pretendientes de las hijas del reverendo, y como personaje central, muy discreto, casi invisible, Babette, en principio, aparentemente, sólo una criada exiliada de Francia.

Todas las personas que aparecen, son atraídas hacia aquel lugar por alguna conexión del destino. Viven allí o pasan un cierto tiempo, pero todas tienen en común estar en un momento de reflexión en unas vidas que en algún caso tienen un mayor recorrido por su juventud, y otras que ya se encuentran casi al final de su vida.

Se hacen patentes de manera continuada las relaciones humanas, su sentido diario en lo cotidiano y la búsqueda de respuestas a través de la religión, que usan como un salvavidas y guía en su vida, que igual que el mar del norte junto al que habitan, es un tanto gris y nublado, frío y sombrío, pero a través del cuál se tratan de poner a salvo, en su concepción de seres humanos, mediante valores como el respeto, la amistad, la humildad, la amabilidad y la cortesía.

En medio de este modo de vivir, Babette se integra como un miembro más, sin mencionar jamás su vida anterior en París sobre la cuál, guarda en silencio, la más absoluta reserva. Sin embargo, su modo de actuar hacia los demás, de un modo paulatino, mejora la manera de vivir de aquellas sencillas personas.

En esta historia, muchos años después de su llegada, Babette, agradece el haber sido acogida por ellos, mediante la preparación por ella, de una gran cena con motivo de la celebración del aniversario del nacimiento del Pastor, ya fallecido varios años atrás. Este banquete resume cómo su punto de vista sobre la vida y las cosas, se integra con suavidad y delicadeza en aquella pequeña población, ofreciendo una visión mejorada sobre la relación de sus miembros, no haciendo otra cosa que amar lo que hace, en este caso mediante su “amor al trabajo”.

Esta película danesa, “El festín de Babette”, estuvo dirigida por Gabriel Axel en el año 1987 y está basada en la obra de Isak Dinesen, que es autora de “memorias de África”. En Estados Unidos fue ganadora del Oscar a la mejor película extranjera además de ser premiada en numerosos festivales internacionales.

Así de modo lógico y natural, desde que fue premiada, esta película fue reconocida durante tres años seguidos, como una de las cien mejores películas, ya no sólo por su obra sino además por todo el significado que conseguía transmitir resumiendo un momento histórico y modo de pensar en una amplia región europea de aquella época.

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

Bruma Futura

Esta mañana amaneció despacio, con poca luz y todo empapado.

Era por la niebla densa que todo lo ocupaba.

La luz fue llenándolo todo poquito a poco, de modo sereno, gradual, igual que casi todo lo que comienza.

Y en la primera hora de esa penumbra había sin embargo un curioso color rosado.

Se podría pensar tal vez en el color de la mañana como parte del futuro.

La bruma aún pegada a los tejados y árboles cercanos, apenas dejaba ver unas decenas de metros, aunque se fue despejando. Su color blanco y plomizo, gris, de un invierno casi otoñal, contrastaba con el color salmón apagado del suelo y de los tejados.

Todo estaba rodeado por una atmósfera a la vez que cálida, fresca, húmeda y lluviosa, en uno de esos días de invierno en los que todo parece quieto y reposado en unos escasos momentos que son anteriores a que todo el mundo despierte, en un descanso estacional donde la vida se ralentiza y reune fuerzas para la próxima llegada, aún lejana, de la primavera.

Igual que en la rutina diaria, el descanso y sosiego son necesarios para poder construir con buen criterio los proyectos a los que estamos abocados y sobre todo es necesario para su diseño.

Un tiempo de calma es tanto necesario a diario, aunque sea breve, y también muy útil en períodos de vacaciones. Son estas vacaciones un momento que bien se puede emplear para repasar y analizar el surco dejado atrás, y definir cuál será el rumbo a seguir después.

Es un momento tranquilo de cambio de actividad. No es una huida hacia aquello que nos gustaría hacer lo cuál lo atrapamos durante ese breve tiempo. Lo correcto debe ser abrazar eso que nos gusta hacer a diario, y ese período de descanso ser una manera de validarlo si es eso realmente lo que queremos.

Se está muchas veces más pendiente de lo que no queremos que de aquello que querríamos.

Se evita tanto el dolor de lo que no nos gusta como el dolor que produciría la frustración de no conseguir lo que querríamos. En cualquier caso es una huida de ese dolor y sin embargo, en cualquier caso lo sufrimos a diario. Pero aún peor es cuando sufrimos el dolor imaginario de algo que podría ocurrirnos y el dolor de aquello que no logramos sin siquiera haberlo intentado.

Si nos parásemos a pensar todo esto, nos percataríamos de que sufrimos a diario tres veces más de lo normal. Una vez, por lo que podría ocurrir, otra por lo que no conseguimos que ocurra y por último, por aquello que realmente nos ocurre.

¿Sirve de algo?. ¿Es necesario?

Y ese color rosado, ¿de dónde provenía?, ¿cuál podía ser su razón?. En un día así de mortecino, ¿cómo podía hacerse ver, con timidez, ese color cálido?.

La explicación estaba en las nubes altas, esas nubes que estaban a varios kilómetros del suelo, muy por encima de esas nieblas bajas, provisionales y pasajeras. Y resulta que justo al amanecer, durante unos pocos minutos, esas nubes reflejaban el sol, pasando del color rojizo al rosado y después a otros más cálidos, debido a la vez, a la atmósfera fría y nítida que hay en estos días. Y toda esa luz era reflejada al suelo desde aquella gran pantalla en las alturas.

Tomando este mismo ejemplo, la misma explicación tiene nuestra motivación y ánimo diarios.

Al margen de si la situación es un tanto lúgubre, oscura y mortecina, si nuestra visión y motivación para hacer las cosas está muy por encima de todo eso, igual que esas nubes altas, siempre podremos obrar con éxito cualquier situación que se nos presente, aceptando a la vez el medio que nos rodea.

Unas veces, será un entorno nublado y con niebla, pero en otros casos, sin embargo, será más amable, con un tiempo mejor y más agradable.

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

Las Estaciones que Vienen

Este otoño pasado del año 2015 casi no se ha producido. En su lugar hubo un verano más largo y después un verano más fresquito, sin lluvia, sin viento, sin frío, sin nieve, y sin heladas.

Después, el invierno tampoco llegó. En su lugar hubo un otoño cálido con mañanas en las que hacía algo de fresco pero que en realidad, cuando salía el sol, al sol, hacía calor.

Finalmente, ya en el invierno recién estrenado de 2016 comenzó lloviendo algo, haciendo un frío propio del otoño y las primeras nieves al fin cubriendo las cumbres altas de la Sierra de Guadarrama.

Hoy hace mucho viento, igual que los dos días anteriores, con nubes que pasan a toda prisa.

Primero este viento fue algo helado por las primeras nieves caídas en la montaña cercana a Madrid, y ya hoy templado, primaveral, con alguna granizada puntual y chubascos caprichosos, reafirmó un invierno por el momento muy cálido.

No sé en qué estación estamos ya en realidad. Parece que vamos camino a una primavera con un invierno que no se ha producido, desde un otoño que se instala aquí en medio de este invierno veraniego, que debió ser en octubre.

Puede que cuando llegue el tiempo de primavera se produzca como ya ocurrió otras veces, un invierno prolongado hasta el mes de Mayo o incluso Junio, todo lo contrario del pasado año en donde la primavera veraniega comenzó en el mes de Febrero y casi aún no ha terminado.

Hace dos años en medio de Agosto había que ponerse una rebeca hasta bien pasado el medio día todo lo contrario que las calorinas de hace tres años y sobre todo los excesivos calores de este año pasado con un verano que ha parecido eterno.

Sigo sin saber qué nos espera después, pero ya lleva cambiando el clima bastante tiempo y tal vez nos acerquemos a un nuevo modelo de estaciones a nivel planetario debido a las modificaciones en el clima que hemos, parece ser, producido.

Cierto es que en el pasado se produjeron cambios también anómalos, incluso anteriores a estas modificaciones del clima por la influencia industrial del hombre. Esos cambios se reflejan en la anterior centuria en por ejemplo un río del norte de España, en Galicia, el río Miño, que tal fue la sequía que hubo aquel año, que se secó.

También se pueden contemplar varios lienzos pintados a partir del siglo XVI del río Támesis en Londres donde se celebraban ferias sobre su superficie helada con regularidad.

Al margen de la influencia de las actividades del hombre sobre el clima, parece existir una tendencia prolongada hacia períodos más fríos y más cálidos de manera rotativa, en ciclos de varios siglos, y ahora nos encontramos en uno de esos ciclos sólo que tiende hacia la parte más cálida.

Lo que parece ocurrir sobre todo, al margen de las medidas que realizamos, es que hacemos cuentas sobre el tiempo ocurrido en los últimos dos o cinco años, y tratamos de realizar pronósticos en base a estos datos para averiguar qué ocurrirá en el futuro.

Lo más sensato es observar con objetividad lo que ocurre, lo que ha ocurrido y poner esos datos en perspectiva global para decidir si es algo normal y si no lo es averiguar sus causas para ponerlo remedio y corregirlo.

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

interconexión

Todos estamos conectados…ahora y ….antes de internet.

Parece que lo de la interconexión es algo moderno y nuevo cuando en realidad es algo que siempre estuvo allí desde el origen de todo, y ahora con internet, se hace más visible.

Solo estamos arañando la superficie de este tema que a veces nos sorprende y tanto nos inquieta, porque en realidad la trascendencia que tiene es profunda como un abismo o bien como la eternidad.

Cada cuál busque el simil que más le guste pero no podrá negar que en la interconexión está de base y raíz nuestra más profunda naturaleza que es la existencia.

Y esto nos lleva a preguntas muy brillantes y tal vez incómodas. De dónde venimos, quiénes somos y hacia dónde vamos son preguntas inevitables en este sueño que vivimos que es la vida. Son preguntas que nos despiertan de ese sueño cómodo pero irreal porque en realidad estamos casi siempre dormidos en esto que llamamos realidad. Son estas preguntas las que parecen en realidad pesadillas porque nos asoman a un mundo real que preferimos por comodidad y sobre todo por miedo, ignorar.

Ahí está el origen de todo y en esencia una leve sombra de lo que podríamos ser en realidad.

Estamos todos despertando de este sueño, y cuesta mucho porque se está más cómodo durmiendo. El cuerpo es perezoso y nos arrastra a ese letargo de olvido y conformismo. Es más sencillo ignorar la realidad que enfrentarla….pero está ya amaneciendo y por mucho que cerremos las ventanas y persianas, una realidad ahí fuera se hará cada vez más ruidosa y luminosa. Finalmente, cuando antes despertemos mejor.

Estamos mucho más cerca hoy de la gran “interconexión”

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén